VI. LA CASA DE LAS PALABRAS. TRES SIGLOS

Estimados lectores de ADE, la Real Academia Española (RAE) ha venido celebrando acciones importantes para impulsar la lectura, como es la llamada “Noche de los libros”; así como la promoción del video titulado “La Casa de las Palabras” (como también se le dice a la sede de la RAE). Lo anterior como parte de la gran labor que realiza a favor de la conservación y actualización de nuestro idioma.[1]

Estos hechos vienen a recordarnos que dicha institución se fundó en Madrid, España, el año 1713, bajo el reinado de Felipe V, inspirada en el modelo de la Academia Francesa y con el propósito, reflejado en sus primeros estatutos, de trabajar al servicio del idioma español. El escudo de la RAE resume en un lema propio de la época sus fines y obligaciones: “Limpia, fija y da esplendor” a la lengua española.

Desde entonces, la institución se ha dedicado a preservar —mediante sus actividades, obras y publicaciones— el buen uso y la unidad de una lengua en permanente evolución y expansión que es patrimonio común de casi 500 millones de hispanohablantes, una aspiración también recogida en sus estatutos vigentes, de 1993.

Entre 2013 y 2015 la RAE conmemoró su tricentenario con diversas actividades desarrolladas dentro y fuera de la sede académica, y, especialmente, con una nueva edición del Diccionario de le lengua española —la vigesimotercera—, publicada en octubre de 2014. Esta edición del diccionario académico, al igual que otros diccionarios y recursos de la institución, está disponible gratuitamente en la red (rae.es) gracias al apoyo de Obra Social “la Caixa”.[2]

Entre las principales obras de la RAE están el Diccionario de la lengua española; Diccionario panhispánico de dudas; Diccionario del español jurídico; Nuevo diccionario histórico; Diccionario de americanismos; Nueva gramática; Ortografía 2010. Asimismo, las obras clásicas de los fondos especiales, como El Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra; el Cantar del Mío Cid, de autoría anónima -aún cuando algunos especialistas se la atribuyen a Per Abbat, quien firmó una copia del manuscrito de 1207-; Fuente Ovejuna (poesía), de Félix Lope de Vega y Carpio; La Celestina, de Fernando de Rojas; Libro de buen amor, de Juan Ruiz el Arcipreste de Hita; La Vida es Sueño, de Calderón de La Barca y otros.

Es importante anotar que la RAE ha mantenido la llamada Política Panhispánica y como ejemplo de ello en 1951 se crea en México la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), que agrupa a las veintitrés corporaciones de América, España, Filipinas y Guinea Ecuatorial. Desde su creación, y especialmente en los últimos años, la Asociación ha impulsado una política lingüística que implica la colaboración de todas ellas en las obras y proyectos académicos.

A través de un trabajo de intercambio permanente, las academias de la lengua se ocupan de fijar, mediante diálogo y consenso, la norma común —sobre léxico, gramática y ortografía— para todos los hispanohablantes. La aspiración final es favorecer la unidad de la lengua dentro de la diversidad propia del ámbito hispánico. En los últimos años, las academias de la lengua han publicado, entre otras obras, el Diccionario panhispánico de dudas, el Diccionario del estudiante —y su versión americana, el Diccionario práctico del estudiante—, el Diccionario de americanismos, la Nueva gramática de la lengua española —y sus versiones reducidas, el Manual y la Nueva gramática básica—, la nueva Ortografía de la lengua española —y sus versiones básica y escolar—, El buen uso del español y la 23.ª edición del Diccionario de la lengua española.

Entre otras actividades la Real Academia Española impulsa presentaciones culturales, como las que realizan los “Cómicos de la lengua” y con motivo de las celebraciones del Tercer Centenario, ha promovido varias obras con actores y académicos, empezando el año 2014. Se trata de diez lecturas en vida, con la palabra como protagonista principal. En su organización y desarrollo han colaborado el Centro Dramático Nacional (CDN), el Teatro Español, la Compañía Nacional de Teatro Clásico y el Teatro de La Abadía.

Los escritores y lectores de ADE, nos unimos a tales celebraciones que nos inspiran para seguir cultivando el buen uso del idioma, como medio de comunicación y comprensión entre los seres humanos. Asimismo, expresamos nuestro deseo de que nuestra modesta aportación a través de la palabra escrita, contribuya al buen entendimiento entre las naciones, para alcanzar la cooperación, el desarrollo y la felicidad a que todos tenemos derecho.

 

APM/Julio de 2018


  1. En la sede principal de la RAE, inaugurada en 1894, están las dependencias propias de los departamentos de Dirección, Secretaría, Gerencia, Comisión Permanente de la ASALE, Biblioteca y Archivo, Comunicación, Tecnología, CORPES XXI y otros servicios generales y administrativos. El Departamento de «Español al día», el Instituto de Lexicografía, el Instituto Rafael Lapesa y Tecnología se encuentran en el Centro de Estudios, en un edificio cedido por el Gobierno de España a la corporación. La RAE canaliza y gestiona gran parte de los patrocinios y apoyos que recibe a través de la Fundación pro Real Academia Española, creada en 1993. Tanto empresas como particulares pueden ser benefactores de la Fundación. Visto en http://www.rae.es/la-institucion/presentacion/informacion
  2. Ídem

 

Be the first to comment

Deje un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.