VIII. OCTAVA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

VIII

Tema central: Gobernabilidad Democrática Frente a la Corrupción [2]

 

Reseña

Por Antonio Pérez Manzano

Introducción. Como es sabido, en el marco de la Organización de Estados Americanos, se inserta la Secretaría de Cumbres de las Américas, la que está encargada de organizar dicho evento cada tres años, en sedes que se van cambiando conforme los gobiernos de los Estados parte se postulen. La VII Cumbre tuvo lugar en Panamá del 10 al 11 de abril de 2015, la cual se centró en el tema: “Prosperidad con equidad.” Como documentos finales se firmaron varios “Acuerdos para la acción”, enfocados en asuntos como la educación, la salud, energía, medio ambiente, migración, seguridad, participación ciudadana y gobernabilidad democrática.

Desde el inicio del Proceso de Cumbres, los Jefes de Estado y de Gobierno han establecido una amplia variedad de prioridades que abordan adecuadamente las precedencias y las necesidades de los pueblos del Hemisferio. La democracia siempre ha sido un tema central en las Cumbres a pesar de la heterogeneidad de los temas de la Cumbre; El crecimiento, la generación de empleo, los problemas de pobreza, la sostenibilidad ambiental, la seguridad energética, la discriminación y delincuencia, son todas cuestiones que pueden ser solucionadas con la aprobación y aplicación democrática de políticas públicas eficaces y eficientes.[3]

Para la celebración de la VIII Cumbre, se han venido celebrando reuniones diversas: El 10 de abril se llevó a cabo el Foro de la Sociedad Civil; así como el Foro de los Pueblos Indígenas y, una Reunión de Coordinadores Nacionales. Para el 11 de abril se programó el V Foro de Jóvenes de las Américas; Foro de la Sociedad Civil y el III Encuentro de la Red de Parlamento Abierto de ParlAméricas (anteriormente llamado Parlatino). Seguidamente, el día 12 (un día antes de la reunión al más alto nivel): III Cumbre Empresarial de las Américas; Diálogo entre los Actores Sociales y los Representantes de Alto Nivel de los Gobiernos. Asimismo, se celebró la reunión del Grupo de revisión de la implementación de cumbres (a nivel de cancilleres).

Como se observa, la agenda de trabajo ha sido muy amplia y los actores muestran la pluralidad de asuntos a tratar, cuyas conclusiones se hacen llegar a los jefes de las delegaciones, como insumos para las discusiones y decisiones que se tomarán entre los mandatarios asistentes a la Cumbre. Los países participantes fueron 34, contándose notables ausencias de varios Jefes de Estado, empezando por Donald Trump de los Estados Unidos, Raúl Castro de Cuba y Nicolás Maduro de Venezuela.

En el terreno político también se produjeron algunas acciones, como la de los jefes de Estado y de Gobierno de 15 países de la región, más el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, quienes emitieron un pronunciamiento sobre la crisis que se vive en Venezuela; en el cual  le pidieron a Nicolás Maduro que abra un canal humanitario para permitir brindar ayuda a su población ante la crisis que vive su país. El documento fue rubricado, entre otros, por los presidentes Mauricio Macri (Argentina), Michel Temer (Brasil), Juan Manuel Santos (Colombia), Sebastián Piñera (Chile), Enrique Peña Nieto (México), Bahamas, Canadá, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Santa Lucía y Perú. Asimismo, se reitera el apoyo a la Asamblea Nacional de Venezuela y se exige que las elecciones que se llevarán a cabo en Venezuela, se den de manera transparente y democrática.[4]

A manera de respuesta, al día siguiente de la terminación de la Cumbre un diario de Venezuela consignó lo siguiente: “El presidente de la República, Nicolás Maduro, vaticinó este domingo el fin de la Cumbre de las Américas, luego de que, a su juicio, la cumbre llevada a cabo entre este viernes y sábado en Lima, haya sido “un total fracaso”. “Así como la cumbre de Mar del Plata (llevada a cabo en el 2015) fue el entierro del ALCA, esta cumbre de Lima marca el final de la Cumbre de las Américas”, lo anterior lo expresó el mandatario venezolano desde el Palacio de Miraflores, donde sostuvo una reunión con su homólogo boliviano, Evo Morales.[5]

Como parte culminante de la Reunión Cumbre se firmó el llamado “Compromiso de Lima”, en cuyo contenido se asienta: “Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno del Hemisferio reunidos en Lima, Perú, en la VIII Cumbre de las Américas…

Destacando que la prevención y el combate a la corrupción son fundamentales para el fortalecimiento de la democracia y el Estado de derecho en nuestros países, y que la corrupción debilita la gobernabilidad democrática, la confianza de la ciudadanía en las instituciones y tiene un impacto negativo en el goce efectivo de los derechos humanos y el desarrollo sostenible de las poblaciones de nuestro Hemisferio, al igual que en otras regiones del mundo;

NOS COMPROMETEMOS

A: El Fortalecimiento de la gobernabilidad democrática.

  1. Fortalecer las instituciones democráticas para la prevención y combate de la corrupción en el Hemisferio, otorgando a las autoridades competentes las garantías necesarias para el buen desempeño de sus funciones. Asimismo, numerales del 2 al 12, entre los que se reiteran los propósitos de fortalecer la autonomía e independencia judicial; desarrollar una cultura de transparencia, participación ciudadana y prevención de la corrupción para el fortalecimiento de los valores democráticos y cívicos desde la primera infancia y a lo largo de toda la vida; reconocer las contribuciones positivas de los pueblos indígenas y sus valores y principios tradicionales, así como los aportes de las comunidades afro-descendientes; promover la equidad e igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como objetivo transversal de nuestras políticas anticorrupción; garantizar la transparencia e igualdad de oportunidades en los procesos de selección de servidores públicos, basados en criterios objetivos como el mérito, la equidad y la aptitud; promover códigos de conducta para los servidores públicos que contengan altos estándares de ética, probidad, integridad y transparencia, tomando como referencia los “Lineamientos para la Gestión de Políticas de Integridad en las Administraciones Públicas de las Américas”, e instar al sector privado a desarrollar códigos de conducta similares.

Otros capítulos como el que a continuación se cita:

B. Transparencia, acceso a la información, protección de denunciantes y derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión.

C. Financiamiento de organizaciones políticas y campañas electorales. Impulsar la adopción y/o fortalecimiento de medidas que promuevan la transparencia, rendición de cuentas, contabilidad apropiada y bancarización de los ingresos y gastos de las organizaciones y partidos políticos, principalmente de sus campañas electorales, garantizando el origen lícito de las aportaciones, así como la sanción por la recepción de contribuciones ilícitas. Considerar la adopción de instrumentos legales que podrían restringir el acceso a la función pública de personas condenadas por actos de corrupción.

D. Prevención de la corrupción en obras públicas, contrataciones y compras públicas. Promover el uso de sistemas electrónicos para compras gubernamentales, contrataciones de servicios y obras públicas para asegurar la transparencia, publicidad, veeduría ciudadana y una efectiva rendición de cuentas.

E. Cooperación jurídica internacional; combate al cohecho, al soborno internacional, al crimen organizado y al lavado de activos; y recuperación de activos. Avanzar en la lucha contra la corrupción, en particular la prevención y el combate del soborno de funcionarios públicos nacionales y extranjeros, continuando la implementación, antes de la IX Cumbre de las Américas.

F. Fortalecimiento de los mecanismos interamericanos anticorrupción. Continuar fortaleciendo el Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción (MESICIC), identificando los recursos para fortalecer sus operaciones, con miras a enfrentar más eficientemente los nuevos retos que presenta la corrupción en el Hemisferio.

G. Seguimiento e informes.

Solicitar al Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres (GTCC) que asista con recursos y capacidades técnicas a los Estados, a fin de que puedan implementar los compromisos adquiridos en materia de fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y lucha contra la corrupción en el marco de esta Cumbre, incluidos los referidos a la implementación de legislación, fortalecimiento institucional, capacitación y cooperación.[6]


  1. Copyright: La propiedad intelectual de los artículos y comentarios que aparecen en “ADE”, pertenecen a cada uno de los autores y ellos son los únicos responsables de su contenido y el empleo de las fuentes que se citan.
  2. http://www.summit-americas.org/defaults.htm Las Cumbres de las Américas reúnen a los Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados Miembros del Hemisferio para debatir sobre aspectos políticos compartidos, afirmar valores comunes y comprometerse a acciones concertadas a nivel nacional y regional con el fin de hacer frente a desafíos presentes y futuros que enfrentan los países de las Américas.
  3. http://www.summit-americas.org/previous_summits_sp.html
  4. https://elcomercio.pe/politica/16-paises-pronuncian-crisis-humanitaria-venezuela
  5. Visto en www.eluniversal.com 15 de abril de 2018, página principal.
  6. http://www.summit-americas.org/viii/compromiso_lima_es.pdf

Be the first to comment

Deje un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.