LA PRIMAVERA Y EL DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA. Por Antonio Pérez Manzano

La Asociación de Diplomáticos Escritores “ADE”, se une a las celebraciones culturales impulsadas por la UNESCO, que ha fijado el 21 de marzo, como la fecha en que se debe celebrar el Día Mundial de la Poesía.

Asimismo, en el Hemisferio Norte celebramos la llegada del equinoccio de primavera, que en algunos países se le ha dado en llamar el Novrus:

¿Qué es el Novruz y por qué lo celebramos? La palabra en sí significa “nuevo día” y se escribe y pronuncia de manera diferente según el país: Novruz, Nowruz, Navruz, Nooruz, Nevruz o Nauryz.

El Novruz, día del equinoccio de primavera, es una fiesta ancestral que marca el primer día de la primavera y la renovación de la naturaleza. Es también el comienzo del año nuevo para más de 300 millones de personas en Asia Central, los Balcanes, el Cáucaso, la cuenca del Mar Negro, el Oriente Medio y otras regiones. Se celebra desde hace más de 3000 años. 

 Celebrar el Novruz reafirma la importancia de vivir en armonía con la naturaleza, que es inherente a todas las civilizaciones del mundo actual. Es un llamamiento a una mayor solidaridad basada en la conciencia de unidad de la raza humana y el reconocimiento de la diversidad cultural. Los logros de las diferentes civilizaciones forman parte del patrimonio colectivo de la humanidad y son una fuente de inspiración y progreso para todos los seres humanos.

 En este Día, se destaca la importancia del respeto y el enriquecimiento cultural mutuo. A través de la educación, los medios de comunicación y las actividades culturales, es importante que todos conozcamos y apreciemos el patrimonio y la diversidad cultural mundial, aspectos esenciales para fortalecer la paz y la cooperación internacional.

 DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA.

 Erato musa de la poesía. La decisión de proclamar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía fue adoptada durante la 30ª reunión de la UNESCO celebrada en París en 1999.

 «La diversidad poética nos brinda otra manera de dialogar. Nos permite descubrir que todos y cada uno de nosotros, en cualquier punto de la Tierra, compartimos los mismos interrogantes y sentimientos. Es una faceta de nuestra libertad, es nuestra humanidad. Por eso la poesía debe ocupar el lugar que le corresponde en los programas de educación de calidad. Mediante al acceso a la poética del mundo entero, los jóvenes pueden disponer de un vector más, diferente, sutil y fluido, para mejorar su conocimiento y comprensión del prójimo. El descubrimiento de un nuevo poema constituye un acto de inmersión en la lengua, pero también en la emoción y la sensibilidad del otro, por más distante que se encuentre en términos geográficos.»[1]

La poesía contribuye a esta diversidad creativa al cuestionar de manera siempre renovada la manera en que usamos las palabras y las cosas, nuestros modos de percibir e interpretar la realidad. Merced a sus asociaciones y metáforas, y a su gramática singular, el lenguaje poético constituye, pues, otra faceta posible del diálogo entre las culturas. Diversidad en el diálogo, libre circulación de las ideas por medio de la palabra, creatividad e innovación: es evidente que el Día Mundial de la Poesía es también una invitación a reflexionar sobre el poder del lenguaje y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona.

 De acuerdo con la decisión de la UNESCO, el principal objetivo de esta acción es sostener la diversidad de los idiomas a través de la expresión poética y dar a los que están amenazados la posibilidad de expresarse en sus comunidades respectivas. Por otra parte, este Día tiene por objeto apoyar la poesía, la vuelta a la tradición oral de los recitales de poesía, promover la enseñanza de la poesía, el restablecimiento del diálogo entre la poesía con las demás manifestaciones artísticas, como el teatro, la danza, la música, la pintura y así sucesivamente, el apoyo a los pequeños editores y crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que el arte de la poesía ya no se considera una forma anticuada de arte, sino uno.

 La UNESCO anima a los Estados Miembros a tomar parte activa en la celebración del Día Mundial de la Poesía, tanto a nivel local como nacional, con la participación activa de las Comisiones Nacionales, las ONG y las instituciones públicas y privadas interesadas (escuelas, ayuntamientos, comunidades poéticas, museos, asociaciones culturales, editoriales, autoridades locales y así sucesivamente).[2]

 Con este mismo motivo, ADE aprovecha para rendir un homenaje a los poetas y poetisas de todo el mundo, quienes con su sensibilidad además de crear y transmitir belleza a través de la palabra, nos llevan a la reflexión.

 Ejemplo de lo anterior, es la inserción de algunos poemas de don Melintón Salazar, de origen guatemalteco, pero hombre universal en el más amplio sentido de la palabra. De su obra: “Versos de Hombre”.[3]

GENEALOGÍA DEL ÁRBOL

Yo soy en el mundo un árbol expresado

Un corazón de alegría y martirio viviente

Un cerebro como árbol salido del cráneo.

Yo soy un árbol desenterrado

Un cerebro de raíces flotantes,

cuyos impulsos manejo desde adentro.

 Yo soy un árbol: tengo la edad del árbol,

la esencia del árbol

Mis raíces son tan profundas como las suyas

Y sus ramas tan altas como mis manos…

 

MEDITACIÓN CON EL DOLOR DEL PUEBLO

Reclinada la frente

Donde ya no se puede romper en sollozos,

Medita mi alma profundamente triste.

Mi corazón de hombre

Impulsa a encontrar la solución a los problemas.

Transita todos los días por las calles,

hombro a hombro con los obreros,

con los estudiantes con sus libros bajo el brazo,

con los campesinos y su sabor a hierba,

con los problemas dentro de los huesos,

deudas con los vecinos,

compromiso con los amigos y una lucha a muerte con el destino…

 

PROCLAMA AL HOMBRE ACTUAL

No quiero distraer el sueño o el desvelo de nadie

Ni que los poetas o las muñecas pierdan su equilibrio.

No quiero que mi alma se convierta en tormenta

Ni que el estudiante y el policía piensen bien o mal;

Más bien quiero que la noche redonda como el globo,

El día con su mediodía sigan su curso y ritmo acelerados.

 No quiero que se diga que he venido a vegetar o envejecer,

Yo he venido a renovar la corriente que se estanca,

A encender la antorcha que se apaga,

Y mi tea no solo alumbra a los corazones tiernos,

Sino a las rocas envejecidas de los rostros…

 

 

[1] Texto tomado de la Oficina de Información de las Naciones Unidas http://www.uno.org

[2] Tomado de Oficina de Información de la ONU http://www.uno.org/News/sp

[3] Melintón Salazar, Versos de Hombre, Caracas, Venezuela, cuarta edición, 1998. Mélinton Salazar nació en Jalapa, Guatemala, en 1930. Fue activista social que logró darse a conocer gracias a un espacio radial y a un periódico que dirigía. Sin embargo, por sus ideas rebeldes e irreverentes fue expulsado de su país.

Luego de recorrer algunos países latinoamericanos llegó a tierras venezolanas donde desarrolló gran parte de su obra. Escribió tres poemarios: Fuego fatuoVersos de hombres y Lecciones de aprendiz, libros que editó artesanalmente. Falleció el 14 de septiembre de 2012 en Venezuela, Descanse en Paz.

 

Download Attachments

Be the first to comment

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.